La Feria del Pueblo

Juegos mecánicos de la feria tradicional de pueblo
en miniatura elaborados por Alejandro Castañeda de
“Atracciones Internacionales A.C.”, en Ixmiquilpan
Hidalgo

Mobirise

La feria el pueblo

Llega la feria al templo y exconvento de San Miguel Arcángel en Ixmiquilpan, los
pequeños están entusiasmados. En los alrededores de la iglesia instalaron la
feria y un parque de la empresa Atracciones internacionales A.C.
Están sus atracciones favoritas; el carrusel, una rueda de la fortuna, sillas locas,
canicas y hasta una pequeña montaña rusa que atrae la atención de todos los
que asisten por lo iluminada que esta.
Se ven grandes tráileres y camiones de color rojo con piezas que luego forman
las atracciones que montan sin cesar durante los días que dura la feria.
Por el camino, los niños hablan de las atracciones en las que se van a subir y de
lo que les van a pedir a sus familiares que le ferien, como les dicen sus abuelos
siempre que le compran algo que les gusta en los puestos de la feria.
Toda la familia espera a ver el desfile que indica que la feria queda inaugurada
y que tienen desde ese momento una semana para disfrutarla por todo lo alto.
Nada más terminar el desfile comienzan las colas y la atracción que todo el
mundo quiere probar es la pequeña montaña rusa de Gusy que han instalado
casi al final del recinto, la fila de personas es casi interminable y los dos niños
deciden disfrutar de los coches de choque mientras la cola formada en la nueva
atracción disminuye. No quieren pasar la primera tarde de feria aburridos en una
larga espera, pueden disfrutar de tantas otras cosas.
Después de todo, aún les queda toda una semana para correr, chocar, volar en
las sillas y disfrutar de los últimos días de feria.

Mobirise

Los Juegos Mecanicos

Quince juegos mecánicos tenemos en la feria; el tocadiscos, los globos
aerostáticos, vértigo, rueda de la fortuna, el huracán, carritos de emergencias, la
casa del terror, el yoyo, montaña rusa de gussy el gusano, la canoa del dragón,
el cometa, el carrusel, sillas locas, disco loco, la gran canoa. No esperes la gran
calidad y lujo de juegos mecánicos en una feria de pueblo, algunos de ellos
parecen estar sostenidos sólo con cables, tubos o incluso madera, muchos con
remiendos y reciclados. Sientes que cualquier cosa los tumbara y si te subes,
podrías morir. ¡Pero son tan divertidos!

Mobirise

Los Juegos de Habilidades

El tiro al blanco, los futbolitos y las canicas, los puestos de destreza es un tema
muy divertido. Seguramente todos han jugado en un puesto de feria o destreza
donde el objetivo es de ganar puntos o retos para poder ganar un premio de
peluches, alcancías o juguetes entre otros premios, dependiendo las habilidades
del jugador.
Siempre encontrarás estos juegos en una feria mexicana tradicional. Ya sea que
avientes los dardos para reventar globos para ver cuántos blancos puedes tirar,
o prefieras tirar aros a un cono. Usualmente los premios no son muy buenos, pero
el orgullo nadie te lo quita. ¡Buena suerte!

Mobirise

Vendedores fijos y ambulantes

Los puestos fijos; aguas locas, dulcería, algodones de azúcar, antojitos, helados,
son harta comida. No hay sabrosuras que no puedas conseguir en una feria mexicana. ¿Tienes antojo de pizza? ¡Aquí hay! ¿O mejor unos hot cakes? ¡También hay! ¿Papas fritas? ¿Camarones? ¿Banderillas, churros, tacos,
nachos? ¡De todo hay! ¿Quién de ustedes no ha visto al famoso vendedor de cobijas? Ese sujeto que lanza miles de ofertas y regalos para que los presentes no pasen frío por las
noches a la hora de dormir.

“Le damos una, no, mejor dos, mejor todo por mil pesos, pero ando de buenas, y
todo se lo dejo a 500 pesos porque ya me voy.” Fue la primera frase que escuché
mientras me convertía en un espectador más.
Ya instalado y con un atole de fresa para ahuyentar el frío, contemplé a uno de
los mejores vendedores que he visto en vida. No podía creer que esa fórmula
sirviera para convencer a familias enteras que rodeaban el gran puesto de pilas
y pilas de cobijas. Todos discutían si les convenía la súper promoción, pero, sobre
todo, si les gustaba cada elemento del paquete que estaba en disputa; puesto
que el primero que alzaba la mano, era el dueño de esos tesoros de tela.

“Arrímense para acá sino no alcanzan. Mire, jefa, mire, jefe, si no le gusta se lo
cambio.” Al paso de una media hubo un cambio de vendedor. Al retirarse, el
primero en turno dijo que se iba porque se le había acabado la voz; y cómo no,
ya que en ningún momento paró de hablar. Ya instalado el nuevo merolico,
comenzó a calentar motores ofreciendo tijeras. ¿Será que las venda?, pensé.
Con la misma técnica del descuento, comenzado en 15 pesos y dejándolas en
10, o sorpresa, se fueron como pan caliente. Luego fue el turno de los morrales,
pedazos de tela cocidos que en algún tiempo de su vida pertenecieron a un
edredón. “Lléveselos, de a 25, mejor de a 20, ando de buenas, son para los hijos,
hijas o para ir por el mandado.” También se esfumaron.
Les puedo decir, después de observarlos por más de una hora, que son los
mejores improvisadores y vendedores que he visto en acción, acto, show o como
le quieran llamar. Talento que se pasa de generación en generación, sirve para
alimentar a más de una familia y es una técnica infalible. Pocos mexicanos se
resisten a los encantos de estas personas que, desde luego, forman parte de la
cultura popular mexicana.

Mobirise

Puestos Moviles

Por más caótico que todo parezca en una feria, aquí todo está acomodado de
manera increíble. Es muy fácil detectar las secciones del lugar y llegar fácilmente
a donde quieras.
Los puestos tradicionales en carros nos pueden faltar aquí están las sodas de
sifón, los helados Laponia, el aceite y el combustible para los juegos mecánicos.
Los antiguos helados Laponia (lugar de la aurora boreal, las interminables noches
de verano, el modo de vida ártico, los renos y Papá Noel) supieron dar toda una
gama de productos que hoy recordamos más por su forma, que por su sabor.
Obviamente, el Patalín es el mayor representante de los mismos, porque además
convengamos que una fábrica que tiene la poco feliz idea de llamarse «Laponia»,
y encima saca un helado de crema con forma de pie al que bautizan Patalín, no
es la estrategia de marketing más efectiva que se pueda efectuar (algo solo
superado por los helados Pirulo, porque su dueño hace todos los esfuerzos para
que la gente lo insulte en la calle ¡oye pirulo!).
Similar al Patalín, era el Frutidedo, que tenía forma de mano y gustos frutales.
También estaba el Esquimal, un palito helado parecido al torpedo, pero con forma
cilíndrica (nunca un helado de agua fue descrito con tanto tino) y el Topo Gigio,
inspirado en el popular ratón.
Finalmente llegamos al helado con forma de payaso y nariz de chicle, cuyo chicle
obviamente estaba congelado, por lo que era casi imposible comerlo.

Mobirise

El transporte de los juegos mecanicos

Mobirise offers many site blocks in several themes, and though these blocks are pre-made, they are flexible. Learn more...

Dirección

Av. Alamo 700 Colonia el Tezontle
Pachuca Hidalgo

Telefono: 7711744558

Síguenos en nuestras Redes Sociales

Designed with Mobirise web page themes